Conocimientos técnicos sobre la elaboración de vinos y bebidas alcohólicas

La producción de vinos y licores se basa en la fermentación, un proceso natural por el que los organismos como la levadura convierten los carbohidratos, por ejemplo, almidón y glucosa, en alcohol. Todos los licores destilados son bebidas alcohólicas en las que la concentración de alcohol etílico ha aumentado hasta superar la de la mezcla original fermentada, a través del proceso de destilación.

Vinos y otros licores

Vino

El vino es una bebida alcohólica elaborada con uvas u otras frutas fermentadas. Un número cada vez mayor de fincas productoras de vino está integrando la tecnología de separación mecánica con la producción de sus vinos para conseguir que el proceso sea más eficaz y competitivo.

GEA pone su amplia gama de procesos y sistemas innovadores a disposición de los viticultores. Además de proveedores de centrífugas con decantadores y separadores, somos especialistas en filtración por membranas, y podemos ofrecer un espectro completo de tecnologías de separación mecánica para utilizar en diversas etapas del proceso preliminar, pasando por el desbaste y clarificación de finos, hasta el pulido final.

El rango de productos de destilación de GEA está construido alrededor del sistema de rectificación central con múltiples efectos de presión y vacío. El diseño de cada pieza del sistema viene determinado por las propiedades características de la materia prima y los requisitos específicos del producto final. Los sistemas de GEA están ampliamente reconocidos por su alta eficiencia termodinámica y por la gran pureza de los destilados que consiguen.

GEA ofrece líneas de fermentación que complementan el proceso de destilación central. Esto significa la posibilidad de disponer en una misma fuente sencilla y fiable de una gama completa de procesos innovadores relacionados con la tecnología de la destilación.

Además, contamos con experiencia reconocida a nivel mundial en el procesado de subproductos con contenidos sólidos, que suelen resultar de los procesos de destilación. El valor que puede añadirse a estos subproductos depende de los requisitos del cliente y del producto mismo, y comprenden desde deshidratación, decantado, concentración o extracción en plantas de evaporación a su procesado en productos comerciables, una vez sometidos al secado subsiguiente.