Refrescos con alcohol y sidras

La sidra es una bebida gaseosa, fresca y rehidratante conocida por sus propiedades refrescantes y agradables desde la época de los normandos. El mercado global de la sidra está llamado a ser el mercado de bebidas alcohólicas de más rápido crecimiento, llegando a superar tanto las ventas de cerveza tradicional como el mercado en rápida expansión de los licores.

Producción de refrescos gaseosos con alcohol y sidras

GEA tiene la experiencia y el conocimiento suficientes para proporcionar todo los componentes que intervienen en el proceso de producción de la sidra. La sidra, conocida en Estados Unidos como sidra con alcohol, está aumentando su popularidad, sobre todo en los mercados desarrollados donde los consumidores beben menos cerveza y están dispuestos a pagar más por productos de calidad. Asimismo y pensando en la mujer consumidora de bebidas, la sidra lidera un margen de beneficios más alto y tiende a atraer a los consumidores de vino.

Producida a partir del zumo fermentado de manzana, pera (y, ocasionalmente otras frutas, como pueden ser las bayas), el proceso de producción de la sidra es idéntico al que se utiliza para fabricar cerveza; esto quiere decir que el mismo equipo que se utiliza en la elaboración de cerveza puede emplearse para hacer sidra. Los pasos esenciales del proceso son cocción, tamizado, calentamiento, enfriamiento, filtrado y gasificación.

Está disponible en versiones alcohólica y baja en alcohol, y su contenido en alcohol oscila entre 1,5 y 8,5%. Y mientras que el mercado de la sidra baja en alcohol es bastante grande en Escandinavia, la sidra con alto contenido en alcohol tiene un mercado muy específico, centrado especialmente en el Reino Unido. Las variedades bajas en alcohol tienen un sabor más parecido a un refresco y son muy populares entre las personas que buscan disfrutar de un sabor refrescante sin tomar alcohol.  

Nuestra gama de productos para procesar bebidas alcohólicas incluye sistemas de medición del grado alcohólico, sistemas de recepción y mezcla de alcohol y agua, sistemas de desgasificación y filtración, instalaciones de depósitos de almacenamiento, sistemas de mezcla en continuo y por lotes, sistemas móviles de medición y carbonatación, concentración por congelación y soluciones de limpieza in situ (CIP) automatizadas. Podemos proporcionar todos los componentes necesarios en el proceso, desde el manejo de ingredientes para materias primas a la fase de embotellado final.