Multitud de características diferenciadas

Los productos del lactosuero pueden ser difíciles de secar debido a su composición y contenido (proteínas, lactosa y minerales). Las fracciones de lactosuero presentan multitud de características distintas y, por consiguiente, han de secarse y procesarse en función de sus diversas propiedades y cualidades. GEA es un líder del mercado en tecnologías de secado de lactosuero y ofrece soluciones para productos y derivados del lactosuero, como lactosuero desmineralizado en polvo, lactosa, permeado, concentrados de proteína de lactosuero (WPC), aislados de proteína de lactosuero (WPI) y lactosuero ácido o dulce.

La cartera de productos de GEA incluye muchos tipos distintos de torres de atomización, cada uno de ellos diseñado para composiciones de producto y propiedades de polvo específicas.

Secado por atomización sin cristalización

Este proceso requiere las siguientes operaciones o procesos: precalentamiento, concentración, secado por atomización y enfriamiento neumático en un lecho fluidizado vibratorio. El lactosuero en polvo normal obtenido mediante este proceso es pulvurulento, fino, higroscópico y propenso a aglomerarse (con frecuencia por influjo del tipo de lactosuero y las condiciones climáticas). La pegajosidad, aglomerabilidad e inconvenientes asociados al lactosuero en polvo normal se deben principalmente a la presencia de lactosa cristalina no estructurada.
 
Al secar por atomización productos lácteos, las partículas de la lactosa se vuelven amorfas e inestables en el aire atmosférico bajo condiciones normales de humedad. Solo la alfa-lactosa monohidrato es estable con la humedad. Como el contenido de lactosa del lactosuero en polvo supone más del 70% del extracto sólido total (frente al 30% de la leche entera), el proceso de secado por atomización resulta aún más difícil. Sin embargo, es posible manipular el proceso de secado y convertir la mayoría de la lactosa a la forma estable alfa-lactosa monohidrato.

Secado por atomización con cristalización

Para facilitar la cristalización final, el proceso de producción de lactosuero puede incluir una fase de precristalización antes del secado por atomización. La viscosidad del concentrado es razonablemente baja, las temperaturas se pueden ajustar y controlar, el desplazamiento de la solución no utilizada desde la superficie de los cristales puede acelerarse mediante agitación, y la cantidad necesaria de cristales de lactosa adecuados puede optimizarse con una inoculación correcta.
 
Además, suele haber tiempo suficiente para que el proceso de precristalización alcance el grado óptimo (teórico) de cristalización. El producto subsiguiente no es aglomerante y, en caso de aglomeración, no genera polvo y queda suelto. Los aglomerados tienden a ser pequeños y, por tanto, la densidad aparente es relativamente alta.