Soluciones de separación económicas

GEA ofrece gran variedad de decantadores y separadoras centrífugas que representan tecnologías fundamentales para la producción de quesos de pasta blanda, como quark, queso crema o queso doble crema.

El proceso Thermo Quark

Por ejemplo, para hacer queso quark se añaden bacterias lácticas acidificantes y/o cuajo a la leche desnatada con el fin de que fermente y coagule. A continuación se utilizan las centrífugas KDE de GEA para separar del líquido los componentes sólidos, tras lo cual se puede añadir nata en función del contenido graso deseado. GEA ha incorporado sus tecnologías de centrifugación al proceso Thermo Quark, lo que garantiza mayor recuperación y más tiempo de conservación que los procesos de extracción tradicionales. El proceso Thermo Quark, utilizado actualmente en el 90% de la producción total de quark, permite precipitar las proteínas de lactosuero (de gran valor nutritivo), que se unen mediante enlaces covalentes a las caseínas y se incorporan cuantitativamente al queso de pasta blanda, lo que puede aumentar un 10% el rendimiento. El tratamiento térmico de la leche coagulada también aumenta hasta 30 días el período de conservación.

La última generación de separadores de boquillas de GEA está desarrollada específicamente para la producción de quesos de pasta blanda. La tecnología proporciona un control totalmente automatizado de la consistencia del queso blando, o proporción de extracto seco, que puede mejorar la evolución de los costes al minimizar las pérdidas de producto y aumentar el rendimiento. Una línea Thermo Quark también sirve para mejorar la producción de queso fresco.

Si los separadores KDE de GEA se emplean en la elaboración de queso crema normal, nuestros separadores KSE facilitan la producción de queso doble crema, un queso de pasta blanda con un contenido graso mínimo del 60% (extracto seco) y un extracto seco total del 40–44%.

Producción de caseína de alta calidad

Los separadores, decantadores y sistemas de lavado de GEA facilitan la recuperación de caseína precipitada mediante ácido o cuajo. Se produce caseína de alta calidad a partir de leche pasteurizada, leche desnatada clarificada que se calienta hasta la temperatura de coagulación en un intercambiador de calor de placas para precipitar la caseína.

La caseína coagulada se separa del lactosuero mediante decantadores, tras lo cual el lactosuero se clarifica, enfría y sigue procesando. Una vez aislada, la caseína bruta se purifica aún más y se seca hasta que su contenido de agua sea de un 10% como máximo. GEA ofrece así mismo un sistema cerrado que utiliza muy poca agua de lavado, ahorra recursos naturales y a la vez reduce los costes de producción.