Filtración por membranas para elaboración de queso

En la industria quesera, la filtración por membranas tiene diversas aplicaciones que tienden a mejorar la calidad de los productos y la eficiencia de los procesos, lo que redunda en un mayor rendimiento y productividad de las plantas. La filtración por membranas como alternativa a las técnicas tradicionales de elaboración de queso también puede fomentar la innovación en un sector tan competitivo como éste.

Normalización de la leche para queso

La composición de la leche empleada para elaborar queso varía en función de su origen y de factores como los cambios en la dieta del ganado lechero a lo largo del año. La tecnología de filtración por membranas de GEA es adecuada para normalizar el contenido en grasas y proteínas de la leche con arreglo a los requisitos exactos de cada tipo de queso producido y para compensar las variaciones de la composición de la leche. Esto significa que los productores de queso pueden aplicar el mismo proceso de elaboración durante todo el año con la certeza de que siempre obtendrán el mismo producto final.

Proceso de elaboración del queso

La filtración por membranas de GEA ofrece una alternativa a las técnicas tradicionales de elaboración de queso, por ejemplo, para separar el lactosuero de la leche–con o sin agentes coagulantes–para mejorar el rendimiento y para manipular las propiedades del queso en el marco de desarrollo de nuevos productos.

Clarificación de salmuera

La salmuera se utiliza para curar muchas variedades distintas de queso. Durante ese proceso, se expulsan grasas y proteínas del queso al baño de salmuera. La salmuera también puede contaminarse con células de levadura y moho que alteran el sabor del queso y acortan su vida útil. Sin embargo, el vertido de salmuera resulta caro y suele estar prohibido por la ley debido a su elevado contenido de sal. La tecnología de ultrafiltración de GEA puede emplearse como una técnica práctica y medioambientalmente sostenible para separar grasas, proteínas, células de levadura y moho de la salmuera, lo que permite su reutilización repetida y la conservación de su equilibrio químico.

Enriquecimiento de la leche para queso

Además de normalizar la leche, es posible aplicar las tecnologías de ultrafiltración de GEA para enriquecerla elevando su concentración de grasas y proteínas (sobre todo caseína), indispensables para elaborar queso, a la vez que se reduce la proporción de componentes menos importantes, como la lactosa. Ello reduce el volumen necesario y, en consecuencia, facilita un aprovechamiento más eficaz de los activos fijos posteriores, puesto que antes del proceso se eliminan los componentes no esenciales que, de lo contrario, seguirían formando parte del lactosuero. Es posible manipular el grado de enriquecimiento con arreglo a la capacidad de los procesos posteriores, pero los niveles de concentración de grasas y proteínas suelen incrementarse hasta un 25% en la leche utilizada. 

 

Recuperación de agua de lavado, CIP y producto

GEA también ofrece su avalada tecnología de filtración por membranas para recuperar agua de lavado, sustancias químicas de limpieza in situ (CIP) y restos de producto. Ello ahorra dinero, porque se utiliza menos materia prima, se fomentan procesos más sostenibles y se generan productos de valor añadido.