Tratamiento del agua vertida

Además de los lodos que contienen aceite, el agua residual contaminada con residuos de combustible también representa un problema ecológico para los operadores de las centrales eléctricas. Los sistemas de tratamiento de GEA representan una alternativa respetuosa con el medio ambiente. Los separadores autolimpiables obtienen una reducción de los residuos de combustible hasta valores considerablemente inferiores al valor legal especificado de 10 ppm.

Purificadores de GEA: el corazón de los sistemas de tratamiento económicos y ecológicos

El agua residual procedente de las centrales eléctricas está normalmente tan gravemente contaminada con residuos de combustible que no puede descargarse en cursos de agua, por ejemplo, sin el tratamiento adecuado. Como la legislación permite la descarga de agua residual solo si el contenido en aceite residual es inferior a 15 ppm (en algunas regiones, inferior a 10 ppm), el agua residual tiene que tratarse adecuadamente de antemano.

Las centrífugas separadoras de GEA realizan esta tarea con eficacia y hacen así una contribución clave al funcionamiento de las centrales eléctricas con un mínimo impacto sobre el medio ambiente.