Absorción de Gas Clorhídrico

En la producción de cloro, todas las emisiones, incluso las que resulten de averías, deben reunirse y trasladarse a un sistema de limpieza de gas. Por ello, la planta de absorción es parte esencial del equipamiento estándar.

En general, podemos distinguir cuatro tipos de emisiones:

  • Durante el funcionamiento normal, se trasvasan las fugas constantes, por ejemplo, de la planta de llenado.
  • Cuando se pone en servicio un bloque de celdas, toda la producción de cloro de dichas celdas debe ser absorbida hasta que produzcan cloro prácticamente inerte libre de gas.
  • Si el compresor de cloro o la unidad de postratamiento del gas clorhídrico se averían, todo el gas clorhídrico producido debe ser alimentado a través de la planta de absorción.
  • Si hay fugas en los depósitos, o las tuberías y racores no están apretados, la planta de absorción funcionará como unidad de emergencia.

La sosa cáustica diluida, producida como subproducto en las fábricas de cloro, se utiliza para absorción en la planta de depuración. 

Una planta de absorción limpiará el aire de escape en los cuatro casos mencionados para que se cumplan las emisiones legalmente establecidas. 

También debe ofrecer un máximo nivel de seguridad operativa. GEA ofrece una planta de absorción de cloro en tres etapas para esta aplicación.

A fin de combatir cualquier accidente en las zonas de almacenamiento de cloro, las estaciones de dosificación o durante el transporte del cloro, también ofrecemos unidades depuradoras de emergencia.