Tecnologías de evaporación de GEA para una óptima producción de productos nutricionales en polvo

GEA es un proveedor líder mundial que suministra sistemas de evaporación para toda una variedad de aplicaciones de productos nutricionales en polvo. Con décadas de experiencia, comprendemos que elegir la tecnología de evaporación y tratamiento térmico adecuada es fundamental para conseguir una óptima calidad del producto y para conservar las propiedades funcionales y físicas del producto nutricional en polvo.

Metodología de formulación y diseño de evaporadores

Cuando los productos se formulan a partir de ingredientes en polvo recombinados 100%, solo se necesita un evaporador terminador pequeño para incrementar el contenido de sólidos de un 40-42% a un 50-55% para preparar el secado por atomización. 

Típicamente, solo se necesita un evaporador de escala completa para la fabricación de productos nutricionales en polvo cuando estos se formulan a base de leche fresca. 

En ambos casos, la gran variedad de sólidos y las distintas velocidades de procesado significan que el diseño y la configuración de plantas de evaporadores para nutrición requieren un alto grado de flexibilidad. 

Durante la evaporación, se evacúa todo el aire incorporado durante la recombinación, con lo que se produce un polvo con el menor contenido posible de aire ocluido. 

Evaporador con ventilador MVR
Evaporador con ventilador MVR

Calentamiento por contacto directo

Se ha constatado que incluso los tiempos de permanencia breves a temperaturas por encima de 70 °C tienen una gran repercusión en las propiedades de los productos. Además, como el uso de calentadores indirectos suele conllevar tiempos de permanencia incontrolados, los sistemas de contacto directo de GEA suministran calor instantáneo mediante la condensación directa del vapor en el producto. 

El calentamiento puede producirse con o sin fases regenerativas en función de los costes energéticos y/o el proceso térmico necesario, y nuestros sistemas se diseñan para cumplir con exactitud los requisitos de combinación de tiempo y temperatura del producto. 

 El calentamiento por contacto directo constituye el estándar general en la industria láctea y aporta las ventajas siguientes:

  • baja viscosidad del concentrado
  • mejor calidad de la leche en polvo entera de reconstitución instantánea
  • polvos con un tratamiento térmico de bajo nivel (low heat powders), con mejores propiedades bacteriológicas
  • índices de nitrógeno de proteína de lactosuero (WPNI) a medida para polvo con tratamiento térmico de grado intermedio (medium heat powders)
  • mayor estabilidad térmica del polvo termoestable con tratamiento térmico de alto nivel (high heat powders)

El vapor utilizado para el calor directo de los productos nutricionales debe tener, por lo general, una calidad alimentaria. Este vapor culinario debe ser generado mediante un rehervidor.

Con frecuencia, se necesitan varios sistemas de tratamiento térmico para que los evaporadores nutricionales consigan la variedad de flujos de alimentación y reducciones que se necesitan para producir una gama completa de formulaciones nutricionales.

Elección de la tecnología de evaporación correcta

Todos los sistemas evaporadores de GEA proporcionan un precalentamiento y tratamiento térmico para controlar la calidad microbiológica del producto, además de estar diseñados para reducir el consumo energético. 

El breve tiempo de permanencia en el evaporador, con frecuencia solo 10–12 minutos, se traduce en beneficios que incluyen:

  • mínimo tratamiento térmico en el producto 
  • arranque y parada rápidos
  • pocas pérdidas de producto
  • menos costes y tiempo de limpieza

Como solución para aplicaciones de productos nutricionales en polvo, se pueden utilizar tanto sistemas MVR como TVR, dependiendo del coste relativo del vapor y la energía, y la amortización que se requiera.

Los ventiladores MVR controlados por un accionamiento de velocidad variable ofrecen, generalmente, más flexibilidad y una serie de condiciones operativas más amplia, frente a los sistemas TVR.