Filtración por membranas para leche en polvo de excelente calidad

La producción continua de leche en polvo de alta calidad, que retenga la composición del producto y los atributos del polvo, depende de unas excelentes plataformas de manipulación y procesado de líquido que incluyan tecnologías de filtración por membranas. GEA ofrece una gama configurable de soluciones y sistemas avanzados de ósmosis inversa, microfiltración, ultrafiltración y nanofiltración que se pueden individualizar para cumplir los requisitos tanto de plantas de leche en polvo nuevas como existentes. Los clientes confían en la experiencia industrial, tecnológica y de ingeniería que posee GEA para optimizar la calidad y procesado de su leche en polvo, además del funcionamiento de sus plantas, incrementando a la vez la eficiencia, reduciendo el consumo energético y de agua, y minimizando los desechos y las emisiones.

Desde eliminación de microorganismos hasta preconcentración

Las tecnologías de microfiltración de GEA retiran físicamente los microorganismos, células, esporas e impurezas de la leche, sin necesidad de altas temperaturas que pueden alterar su composición química. El permeado que se recupera de la leche ultrafiltrada también se puede utilizar para estandarizar leche, y para optimizar el contenido de proteínas lácteas y producir leche en polvo con unos requisitos de composición precisos.

Las tecnologías de filtración de GEA también ayudan a maximizar la eficiencia operativa y de proceso, y a ahorrar costes. Instalar un sistema de ósmosis inversa de GEA aguas arriba de una planta de evaporación nueva o existente puede suponer un ahorro de costes muy importante en las plantas de leche en polvo, pues se elimina el agua de la leche o el lactosuero antes de la evaporación. Este método incrementa exponencialmente la capacidad de algunos sistemas evaporadores. 

Planta de microfiltración
Planta de microfiltración

Recuperación de agua y detergentes

Los sistemas de ósmosis inversa y de nanofiltración filtran y retiran principalmente agua. Este agua recuperada se puede purificar haciéndola pasar por otro sistema de ósmosis inversa de GEA y utilizarse para la limpieza de la planta, o si ha sido tratada térmicamente o por UV, directamente como agua de proceso. 

Para recortar los costes de limpieza de la planta y los equipos, también se pueden instalar sistemas de nanofiltración que filtran las soluciones de limpieza utilizadas en los sistemas de limpieza CIP (cleaning-in-place). Instalar sistemas de nanofiltración con este propósito permite recuperar cantidades significativas de detergentes y agentes de limpieza de alto valor, como hidróxido sódico y ácido nítrico.