Secador por atomización Secador por atomización convencional

El secador por atomización convencional convierte los líquidos en polvo de una forma altamente eficaz. Se utiliza en campos tan diversos como la industria láctea, alimentaria y química, donde ha adquirido renombre gracias a sus prestaciones.

Diseñado para secar productos específicos en conformidad con las normas y requisitos de un sector determinado, el secador por atomización convencional produce un polvo fino con tamaños de partículas de entre 20 y 300 my. Se emplea principalmente en la industria química, aunque también ha demostrado resultar valioso en la producción de productos alimentarios y lácteos.

Proceso de secado

Polvo de secadores por atomización convencionales

A menudo el secador por atomización convencional se conoce como secador monofásico, ya que el polvo consigue su contenido final en humedad cuando se descarga de la cámara.

El concentrado se atomiza mediante un atomizador rotativo o boquillas de alta presión. El aire de secado entra a gran velocidad a través del dispersor de aire para garantizar el mezclado óptimo con el concentrado atomizado. La evaporación es instantánea y tiene lugar cuando las pequeñas gotas pasan por la cámara de secado.

El polvo procedente de la cámara de secado se recoge en un sistema de transporte y enfriamiento neumático. El aire de salida pasa por un filtro para separar las partículas restantes. Para aplicar un secado/enfriamiento final al producto, es posible conectar un lecho fluidizado VIBRO-FLUIDIZER™ a la base de la cámara de secado. Al elegir esta versión de secado, la planta se convierte en un secador de dos etapas con un consumo energético mejorado, una mayor capacidad y, en algunos casos, una mayor calidad de producto.