Validación vanguardista del sistema CIP utilizando el sensor SMW 100 para la limpieza de tanques en la cervecería Tucher de Fürth. Durante la construcción de la nueva cervecería Tucher, se otorgó absoluta prioridad a la seguridad del proceso de elaboración de cerveza junto a la organización de la planta para el empleo eficiente de los recursos.

Limpiador orbital Tornado para tanques
Limpiador orbital Tornado para tanques

De este modo, para la limpieza se han seleccionado limpiadores orbitales fabricados por GEA en combinación con el sensor SMW 100 de validación del sistema CIP. Los tanques de fermentación que han de limpiarse tienen una capacidad de 2.400 hl, un diámetro de 4,1 m y una altura total de 22 m. 

A diferencia de los sistemas convencionales, el cabezal compacto del SMW 100 contiene el sistema electrónico y el software de evaluación completo y, si se compara con otros productos, la unidad es mucho más rentable. El sensor patentado controla constantemente la función de los limpiadores orbitales en los tanques. Durante la limpieza se envía una señal continua al sistema de control; una interrupción de la señal indicaría de inmediato que se ha producido una avería. 

Función del sensor SMW 100:

Sensor de monitorización SMW 100
Sensor de monitorización SMW 100

Este sensor de validación de limpieza y el método operativo son exclusivos. No existen sistemas comparables en el mercado; otros sistemas registran la presión del chorro o detectan el ruido en el tanque.

Debido a su diseño físico, el sensor de presión solo puede registrar chorros que impactan directamente en el sensor, de modo que no sirve para un limpiador de chorro rotatorio. En todo caso, el sensor solo registra los chorros de forma discontinua. Por lo tanto, es imposible controlar con exactitud el régimen de flujo de los chorros o las boquillas de pulverización.

El ruido de fondo solo sirve para detectar si el líquido de limpieza está fluyendo. Pero no indica si el limpiador está girando, si los regímenes de flujo del chorro son correctos o si las boquillas de pulverización pueden estar bloqueadas.

Un proceso especial permite al SMW 100 controlar el funcionamiento del limpiador durante un periodo de integración de 20 segundos aproximadamente. Si durante este periodo ningún chorro es detectado por el sensor, la señal de salida del sensor se apaga y el sensor indica que el limpiador está estático. El cambio de señal en el sensor ha permitido ofrecer otra función. Cada chorro registrado se señaliza ajustando la salida del sensor para que el sistema electrónico posterior (opcional) pueda detectar cada chorro. Esto permite controlar todo el modelo de limpieza y, por lo tanto, el proceso completo. Alternativamente también es posible detectar una boquilla de pulverización bloqueada. En definitiva, el sistema SMW 100 ofrece tecnología de detección inteligente, que hasta ahora no existía como tal. 

Atrás