GEA ha desarrollado un proceso para el secado por atomización de aloe vera para su aprovechamiento en las industrias de alimentos, bebidas y cosmética. Hasta ahora la planta terapéutica se había deshidratado, bien de forma natural por exposición al sol, un proceso bastante rudimentario y con usos limitados, o bien mediante un extensivo y costoso proceso de preparación para secado por congelación previo a su empleo con fines farmacéuticos. El nuevo proceso es una especie de puente que proporciona un polvo de alta calidad y adecuado para utilizarse tanto en el cuidado personal como en productos nutracéuticos y alimenticios.

La solución de GEA para procesar aloe vera

GEA ya suministra tecnología de liofilización que produce un polvo de aloe vera de la más alta calidad para su empleo en productos farmacéuticos. No obstante, el secado por atomización ofrece una opción eficiente y económica para quienes buscan utilizar el producto seco final como un agente capaz de mejora la funcionalidad de yogures, salsas, bebidas, cremas faciales y cosméticos.

El proceso requiere procesar las hojas del cactus aloe vera de tal forma que la pulpa que absorbe la humedad pueda ser sometida eficazmente a un proceso de microdesintegración y secado por atomización En primer lugar, las hojas se filetean para eliminar la capa exterior dura. El resto, el tejido interior, está formado por un 98% de agua y solo un 2% de materia tisular que se comporta como una esponja. Esto significa que cuando el aloe vera se seca por atomización, actúa como un agente espesante que proporciona textura y volumen al producto final sin añadir calorías.

El filete de aloe vera pasa a continuación por una máquina cortadora y una trituradora para llegar a convertirse en un alimento capaz de ser atomizado; la pulpa se calienta a menos de 50 °C y se dosifica con enzimas en un depósito de reacción: las enzimas rompen la cadena de celulosa y reducen la viscosidad. Seguidamente, las fibras se segregan y el proceso continúa con las que son inferiores a 200 micras. De este proceso se extrae la aloína, un compuesto que se utiliza como agente amargante en bebidas y como laxante farmacéutico. La pulpa restante pasa por un proceso de pasteurización y se convierte en gel. Tras la evaporación para incrementar el total de sólidos del gel, se seca por atomización y se convierte en un polvo fino y fluido. 

El secado por atomización favorece la accesibilidad para una gran variedad de industrias

Robert Djernaes, Director del grupo de ventas de alimentos de GEA, Dinamarca, explicaba que el nuevo proceso hará que el aloe vera sea mucho más accesible para una gran variedad de industrias. Según sus palabras, “El polvo secado por atomización es ideal para utilizar en todo tipo de productos, sin olvidar que, comparado con la liofilización, el proceso de secado por atomización tiene un coste de operación muy bajo”. “Confiamos en que el proceso sea ampliamente utilizado por las industrias de alimentación y de cuidado personal en todo el mundo. Es la primera vez que este proceso se ha puesto en práctica industrialmente y nos complace poderlo incluir como parte de los procesos de negocio centrales de GEA”.

Atrás