El conocimiento de GEA en el uso del secado por atomización y de la formulación permiten manipular con precisión las propiedades de flujo y tamaño de las partículas aerodinámicas. En consecuencia, ahora es más fácil que nunca producir terapias eficaces en forma de partículas fluidas y con un tamaño tan aerodinámicamente pequeño que las hace adecuadas para su inhalación. Como método de administración, la inhalación resulta especialmente importante para comercializar compuestos biológicos, como hormonas, péptidos y proteínas que corren el riesgo de degradación en caso de ingesta.

De la formulación a la producción

El secado por atomización es el proceso industrial más ampliamente utilizado para la deshidratación y la formación de partículas. Es muy adecuado para la producción continuada de sólidos secos en polvo o en partículas aglomeradas o a partir de una materia prima líquida. Las materias primas pueden ser soluciones, emulsiones y suspensiones bombeables. La tecnología es ideal cuando el producto final debe cumplir estándares de calidad precisos, como la distribución del tamaño de las partículas, el contenido en humedad residual, la densidad aparente y la morfología de las partículas.

El secado por atomización proporciona un control de partículas sin precedentes y permite conseguir métodos de administración y características moleculares inalcanzables hasta ahora. Estas ventajas consiguen métodos de administración inalcanzables anteriormente y permiten explorar características moleculares.

El secado por atomización es un proceso de producción sencillo, rápido, reproducible y fácil de ampliar, que ha sido investigado intensamente para sistemas de administración de fármacos pulmonares. Tiene la capacidad de generar polvos altamente dispersables por inhalación en el rango de tamaño de 1–5 μm con una morfología de partículas manipulable. 

El secado por atomización es muy adecuado para producir polvos secos inhalables con especificaciones predeterminadas para administración pulmonar (partículas ligeras en el rango de tamaño de 0,5–3,3 μm para su deposición en los alveolos pulmonares). La aplicación más adecuada de las partículas secadas por atomización son para el tratamiento de enfermedades como asma, tuberculosis, diabetes e infecciones bacterianas de los pulmones. Las ventajas clave de esta tecnología residen en las posibilidades de controlar el tamaño y la morfología de las partículas. El hecho de que sea un método muy suave significa que son válidas para tratar materiales sensibles al calor, como los fármacos a base de proteínas. Los desarrollos recientes de nuevas posibilidades en el campo del laboratorio amplían el secado por atomización y eliminan algunos puntos débiles de los secadores por atomización tradicionales, como la recuperación limitada y la capacidad de secar cantidades de muestra mínimas. 

Específico para cada usuario

Todo el proceso de secado por atomización depende de la composición del producto. Mientras que algunos productos son muy fáciles de secar, otros presentan serias dificultades. En este contexto, debe tenerse en cuenta que los secadores de GEA se han diseñado y fabricado con parámetros de proceso seleccionados para garantizar

  • la mejor calidad de producto
  • el consumo de energía más bajo
  • la protección del medio ambiente
  • el tiempo de funcionamiento entre limpiezas más amplio
  • el cumplimiento de las directivas de la UE.

Nuestros ingenieros de diseño seleccionan los parámetros de secado por atomización y, por lo tanto, el tamaño del secador utilizando como referencia y apoyo nuestro método DRYNETICS™. 

Atrás