160 separadores para tratar aceite lubricante y fueloil pesado en los portacontenedores de la clase triple-E

Recortando las emisiones navales

A.P. Møller – Mærsk A/S

La industria naviera internacional sufre enormes presiones. La competencia es feroz. No solo los poderes legislativos y gran variedad de organizaciones exigen un transporte respetuoso con el medio ambiente, sino que estas demandas también surgen dentro del sistema por la necesidad de reducir costes y esfuerzos para conseguir alternativas de transporte compatibles con el medio ambiente. La tecnología verde está a la orden del día, y ello se refleja en todas las facetas de la construcción naval moderna.

La clase triple-E representa una nueva evolución de los superlativos en muchos aspectos. Con 400 metros de eslora, 59 metros de manga y 73 metros de puntal, cada buque puede cargar 18.000 contenedores de 6 metros. La compañía naviera A.P. Møller-Mærsk ha establecido un servicio de transporte diario entre Asia y Europa para atender mejor la creciente demanda comercial entre los dos continentes. Con un calado de 14,5 metros, estos buques pueden recalar en numerosos puertos de Europa, pero en América no hay puertos que admitan tal calado.

Elevada eficiencia energética y respeto medioambiental

Centrifuge - Separator OSE

Para construir la clase triple-E, el astillero coreano DSME (Daewoo) encargado del proyecto efectuó a GEA un pedido de 160 separadores de su nueva gama eagleclass, que prestan servicio a los 20 portacontenedores triple-E de Mærsk Line botados entre finales de 2013 y 2015. Con ello Mærsk afianzó sus largas relaciones comerciales con GEA. 

Triple-E significa economía de escala, eficiencia energética y mejora del medio ambiente. Se desglosa así: la capacidad de 18.000 TEU supera en 2.500 contenedores o un 16% a la del anterior portacontenedores mayor del mundo, Emma Mærsk. El consumo de combustible es un 35% inferior al de otros portacontenedores que también se han ido incorporando a la ruta Asia-Europa en estos años. Las emisiones de carbono de la clase triple-E son un 20% menores que las del Emma Mærsk, y 50% menores que la media de los portacontenedores habituales de la ruta Asia- Europa. La clase triple-E está equipada con un sistema de recuperación de calor que reaprovecha hasta un 10% de la energía del motor. Ello supone un ahorro equivalente al consumo medio anual de 5.000 hogares europeos. Con un gasto de un kilovatio hora por tonelada de carga, los buques navegan 184 kilómetros; el rendimiento equivalente de un avión jumbo es solo medio kilómetro por tonelada. Ello se debe a diversos factores en la nueva categoría de buques, incluido un revolucionario sistema motriz con el concepto de navegación lenta, que puede reducir la velocidad a 8,5 nudos.

En cualquier caso, la nueva ruta “Daily Mærsk” entre Asia y Europa ha fijado nuevos estándares de puntualidad y fiabilidad. En lugar de las tradicionales conexiones semanales, los buques zarpan cada día desde cuatro puertos asiáticos hacia tres puertos del norte de Europa, con trayecto que dura entre 26 y 34 días. Para ello se necesita una construcción naval extremadamente fiable, en la que también desempeña un papel muy decisivo el tratamiento del aceite lubricante y el fueloil pesado. Además, la mayor compañía de transporte de contenedores del mundo ha previsto que resulte mucho más económico transportar las cargas con estos nuevos buques. Mærsk estima que se ahorra un 26% en costes de transporte por contenedor gracias a las mayores dimensiones de los buques.

Los separadores eagleclass reducen el consumo energético un 30%

Los separadores eagleclass para el tratamiento del aceite lubricante y el fueloil pesado encajan extraordinariamente bien en este concepto. Contribuyen a la eficiencia y el respeto medioambiental de los portacontenedores triple-E porque el tipo OSE reduce hasta un 30% el consumo energético, además de requerir menos espacio y resultar más rentable. Gracias a unitrolplus, pueden monitorizar y controlar el proceso de tratamiento del aceite de forma totalmente automática. Esta nueva generación de sensores regula la incorporación de un volumen exacto de agua de desplazamiento para el desplazamiento final del aceite antes del proceso de descarga, lo que minimiza aún más las pérdidas y maximiza la eficiencia de separación, reduce el número de procesos de descarga y las cargas de los tanques de lodos.

La fiable eficiencia de separación incluso en condiciones climatológicas extremas es precisamente el factor que cumple los estrictos requisitos de la compañía naviera. El motivo es que la puntualidad y la garantía de fiabilidad son absolutamente imprescindibles en la nueva ruta “Daily Mærsk” Asia-Europa. Por su rendimiento superior con una eficiencia de separación aún mejor, los tipos OSE reducen el número de separadores necesarios a bordo, lo que a su vez disminuye la necesidad de almacenamiento de recambios, de mantenimiento y de espacio. La estandarización de la gama OSE, que permite utilizar piezas de repuesto idénticas, también contribuye a reducir el número de piezas almacenadas. Los separadores eagleclass de GEA representan una importante ayuda para asegurar que la nueva ruta de alta velocidad entre Asia y Europa funciona como se ha previsto. Sin duda no serán el eslabón más débil de la extremadamente compleja cadena de construcción naval.

Con su pedido de 160 unidades OSE, que incluía OSE 80, OSE 20, OSE 10 y OSE 5, A.P. Møller – Mærsk no es la única compañía naviera que confía en la tecnología de GEA. Al contrario, los principales nueve operadores de portacontenedores utilizan nuestra probada y verificada tecnología de tratamiento del aceite lubricante y el fueloil pesado.

Atrás