Hörtnagl, fabricante tirolés de productos de salchicha y carne, necesitaba satisfacer las exigencias de sus clientes garantizando que su envasado en atmósfera modificada (MAP) fuera totalmente seguro. Como mantenía una larga relación con GEA, la compañía acordó hacer una prueba de campo del sistema de monitorización óptica GEA OxyCheck. El resultado: menos tiempo de inactividad, mayor integridad de los envases, menos residuos de envasado y una completa confianza en el producto.

Perfil del cliente

Panel de GEA PowerPak Plus de Hörtnagl

Andrä Hörtnagl Produktion und Handel GmbH es una empresa familiar desde hace cinco generaciones que se fundó en 1863; tiene 250 empleados y produce hasta 12 toneladas de productos cárnicos todos los días en un solo turno. Su gama incluye más de 100 líneas de alta calidad que se fabrican a partir de ingredientes locales en su fábrica de 500 m2 en Hall, Tirol, y que se envasan en termoformadoras GEA PowerPak. Los puntos fuertes de su estrategia de negocio son los valores de calidad, sabor y autenticidad que mantiene la compañía.

"Una producción moderna y de alta calidad solo es posible con una constante inversión que asegure el cumplimiento de las normas de higiene y calidad, cada vez más estrictas, y satisfaga los requisitos del cliente". Hans Plattner, Director Gerente, Andrä Hörtnagl Produktion und Handel GmbH

El reto

Envasado con GEA PowerPak Plus de Hörtnagl

A lo largo de su historia, Hörtnagl se ha mantenido fiel a sus valores con unas continuas inversiones en tecnología para cumplir las normas, cada vez más estrictas, de higiene y calidad, satisfaciendo las necesidades del cliente con una mayor variedad, consistencia y calidad de sus productos. “Es fácil destruir la confianza que un cliente tiene en un fabricante”, dice Hans Plattner, Director Gerente. “Por eso, hemos hecho de la calidad y la seguridad nuestra principal prioridad”. La flexibilidad también es muy importante, pues algunos productos se venden en envases de seis tamaños distintos.

Aproximadamente un 50% de la producción de la compañía se vende en envases MAP que ayudan a mantener la calidad y la duración de almacenamiento de los productos. Antes, la compañía realizaba inspecciones aleatorias en cada cambio de film. Esto no solo era caro y necesitaba mucho tiempo, sino que solo se podía revisar físicamente un pequeño número de envases, además de causarse un tiempo de inactividad no planificado. Era posible que los envases defectuosos pasasen por el proceso de envasado sin ser descubiertos. Esto, por supuesto, no coincidía con los estrictos principios de higiene y calidad del producto.

"Nuestras expectativas están más que cumplidas. Estamos entusiasmados por las ventajas que ofrece el sistema de medición óptica". Hans Plattner, Director Gerente, Andrä Hörtnagl Produktion und Handel GmbH

El rendimiento adecuado

GEA Powerpak Plus de Hörtnagl

OxyCheck es un sistema de monitorización óptica no invasivo que comprueba el nivel de oxígeno en cada envase a su salida de la máquina. El sistema identifica cualquier envase que tenga un nivel de oxígeno residual incorrecto y que tenga el sello dañado, rechazando estos envases sin interrumpir la producción. “Los requisitos de seguridad del cliente son cada vez más estrictos”, dice Hans. “Ahora podemos garantizar que cada uno de los envases que compra un cliente ha sido revisado”.

OxyCheck utiliza sensores para escanear un punto fluorescente impreso en el interior del film superior de cada envase. La fluorescencia cambia en función de la concentración de oxígeno dentro del envase MAP, lo que permite inspeccionarlo desde el exterior a alta velocidad, sin dañar el envase ni reducir el rendimiento de la máquina. El sistema también mide la producción diaria, registrando los niveles de oxígeno residual de todos los productos. “Esto significa que podemos garantizar el cumplimiento de todos los estándares nacionales e internacionales”, dice Reinhard Penz, Director de la División de Envasado.

En Hörtnagl, la extensa gama de productos que producen requiere cambiar los portamatrices hasta diez veces por turno. Las termoformadoras de GEA permiten un cambio de producto rápido que minimiza el tiempo de inactividad; su robusto diseño garantiza la fiabilidad incluso en este entorno exigente. “Una gran ventaja es el tiempo de funcionamiento de las máquinas”, dice Reinhard Penz. “Las termoformadoras de GEA prácticamente no requieren ningún mantenimiento”. Cuando están instaladas con el sistema de monitorización óptica OxyCheck tienen un impacto significativo en el rendimiento de la planta.

Atrás