En agosto de 2013, la compañía neozelandesa Fonterra puso en funcionamiento la torre de secado por atomización más grande del mundo en su centro de producción próximo a Darfield (Nueva Zelanda). La torre de secado por atomización tiene una capacidad de producción de 30 toneladas de leche en polvo por hora, para lo cual transforma alrededor de 4,5 millones de litros de leche fresca cada día.

La planta más grande y eficiente del sector

Clint Brown, Director de GEA Process Engineering en Nueva Zelanda, explica por qué es tan especial esta planta: ‘Es una planta realmente avanzada, concebida tanto para ser la más eficiente del sector en cuanto a eficiencia total de los equipos, minimización de los residuos y consumo energético como para proporcionar la capacidad de procesamiento que necesita Fonterra. Antes de Darfield D2 era imposible conseguir tal capacidad con una única torre de secado por atomización. Para lograrlo, durante la fase de diseño se examinaron y optimizaron meticulosamente todos los componentes de la línea de proceso completa aplicando la tecnología de procesos y los conocimientos más avanzados sobre la leche en polvo. A continuación se emplearon modernas técnicas de modelado de mecánica de fluidos asistida por ordenador (CFD) para perfeccionar y confirmar el diseño óptimo de todas las piezas críticas.

Darfield D2 se puso en servicio en agosto de 2013 al comienzo de la temporada de máxima producción lechera en Nueva Zelanda. En el periodo de máxima producción durante la temporada, la torre produjo más de 700 toneladas diarias de leche en polvo. Richard Gray, Director de operaciones de Fonterra en la región de Canterbury, comentó sobre la primera temporada: ‘La puesta en marcha de la torre fue todo un éxito y la planta funcionó ininterrumpidamente durante su primera temporada operativa. La relación colaborativa entre GEA y Fonterra sentó los cimientos de un gran proyecto y una gran planta. La torre 2 de Darfield desempeña un papel importante en la estrategia de Fonterra para satisfacer la enorme demanda de derivados lácteos en todo el mundo.’

Atrás