El resultado más notable ha sido un incremento de la producción lechera, además de la estructuración de una nueva rutina (menos intensiva pero más estratégica).

La familia Goin en su granja

Establo de compost de la explotación lechera
Establo de compost con los ventiladores GEA Magnum XC Evoluting

Hasta agosto de 2017, la granja Godallatte, situada en la ciudad de Paraí (estado de Rio Grande do Sul, Brasil), mantenía la rutina típica de las explotaciones brasileñas. El ordeño se realizaba dos veces al día, la primera vez en horas tempranas de la mañana, lo que exigía reunir al rebaño, que incluye ahora a 110 vacas lecheras de la raza Holstein, criadas en establos de compost.

Sin embargo, desde ese momento, el proceso tradicional de ordeño, al que se dedicaba intensivamente la familia Goin, propietaria de la explotación, ha sido sustituido por un procedimiento mucho más sencillo y moderno que se basa en el uso de un sistema de ordeño automático. La solución elegida fue el sistema Monobox de GEA, una empresa internacional de ingeniería alemana que representa una referencia global en el suministro de soluciones innovadoras a explotaciones ganaderas de todo el mundo.

La nueva cadena de mando de Godallatte representa una nueva era para esta granja. El ganadero Sérgio Goin puso en manos de su hijo Douglas Goin, de 27 años de edad, la misión de gestionar la explotación. El sucesor aceptó el desafío con el compromiso de modernizar el sistema de producción lechera. "La automatización ha sido decisiva en esta nueva fase del negocio", explica el joven ganadero.
 
Gracias a la adopción del robot y del cambio de enfoque de los empleados, la rutina de Douglas es ahora muy distinta a la que siguió su padre durante décadas. En pocas palabras, gran parte del trabajo de gestión de la granja ahora la hace en línea, desde su domicilio, a 13 km de la explotación. 

"Con Monobox, mi rutina diaria ha mejorado enormemente, pues puedo gestionar las sesiones de ordeño desde cualquier sitio. Todo lo que necesito es una conexión a Internet para acceder al ordenador de la granja. Con este cambio, gran parte de las complejas intervenciones manuales ha sido reemplazada por tareas más estratégicas", explica Douglas.

 

Además de ofrecer una rutina más relajada, el ordeño automático también ha permitido que este ganadero concilie la gestión de la granja con otras actividades profesionales, lo que resultaría imposible con el antiguo sistema de producción. Douglas, licenciado en medicina veterinaria, también trabaja como nutricionista en la industria de alimentación animal, un puesto que no desea abandonar en absoluto.



 

Ventajas importantes

Gestión inteligente del rebaño
Monitorización remota con las herramientas de gestión de rebaños de GEA

Desde su entrada en funcionamiento hace seis meses, Monobox ha ayudado a Godallatte a incrementar su productividad y su beneficio. En la actualidad, el rebaño proporciona una media de 2,7 sesiones de ordeño diarias. La producción diaria por cada vaca también ha aumentado: antes de la automatización, ordeñaban unos 29 litros por vaca. Ahora la media es de 32 litros, con una proyección de 45 litros por vaca en un plazo de 5 meses. "Este incremento de la producción y la calidad gracias al ordeño automático ha sido nuestra principal motivación a la hora de invertir en este sistema. Mi objetivo, a tres o cuatro años vista, es montar una planta procesadora de leche", afirma Douglas.
 
Otro de los hitos que ha logrado esta granja es la optimización su fuerza laboral, pues los dos empleados que trabajaban exclusivamente en el proceso de ordeño han sido asignados a otras tareas. "El sistema de ordeño convencional requiere un proceso repetitivo de gestión de los animales, generalmente fuera del horario normal, con muchos retos y riesgos", dice Evandro Schilling, Director de Productos GEA. "Esto no ocurre con la automatización".

La obtención de distintos tipos de datos que generan conocimiento para el ganadero es otra de las grandes ventajas que ofrece Monobox. "Con más datos disponibles, es más fácil gestionar la granja y tomar decisiones", añade Douglas. "Antes, por ejemplo, la medición de la leche se realizaba una vez al mes de forma manual. Ahora obtenemos esta información todos los días. También disponemos de una mejor detección del celo, con la introducción del sistema electrónico CowScout GEA, que nos ayuda a inseminar un mayor número de vacas y seleccionar los mejores animales para el rebaño".

De acuerdo con este joven ganadero, el proceso de aprendizaje para operar el ordeño automático de GEA fue muy sencillo, gracias al soporte ofrecido por la empresa; además, la adaptación de los animales fue muy cuidadosa. "A las tres semanas, las vacas ya estaban familiarizadas con el nuevo sistema ", dice Douglas. "La asistencia proporcionada por GEA durante el desarrollo del proyecto ha sido constante y fundamental para hacer posible nuestro reciente progreso. Además, el agente autorizado de la empresa también responde con gran rapidez cuando tenemos dudas o necesidades. Esta calidad de servicio es un complemento excepcional de todas las ventajas que ofrece Monobox".

Solución completa e inteligente

Con Monobox, el ganadero puede confiar en la solución más moderna de producción lechera. El robot ejecuta todas la tareas repetitivas en las que no se admiten fallos, como la colocación de las pezoneras, la estimulación de la ubre, la limpieza, desinfección previa y secado, la preparación previa al ordeño, ordeño y desinfección posterior. Todo se realiza integrado en un proceso cómodo, rápido y uniforme que ocurre en el interior de la pezonera. 

"GEA diseñó un proyecto de proceso guiado para la granja Godallatte. Como resultado, cuando las vacas abandonan su área de descanso para buscar comida, deben pasar por unas compuertas inteligentes que las guían hacia el ordeño o la alimentación", explica Schilling. "Las compuertas inteligentes están programadas para identificar las vacas que están listas para el ordeño, con lo que el ganadero puede monitorizar de manera remota toda esta actividad", concluye el Director de GEA.

Atrás