Purgador Purgador automático autolimitante

El purgador de GEA aumenta la eficiencia y mejora las características de toda planta de refrigeración industrial.

Los gases no condensables provocan una considerable pérdida de eficiencia. El aire u otros gases no condensables pueden disolverse en el refrigerante y circular por el sistema de refrigeración causando, incluso en concentraciones pequeñas, un considerable aumento de la presión de condensación debido a la diferencia o elevación de sus presiones parciales. Por lo tanto, los sistemas de refrigeración deben mantenerse aislados en la medida de lo posible de los gases no condensables. La forma más efectiva de realizarlo consiste en aplicar una purga automática como respuesta inmediata a toda entrada de gases no condensables en el sistema.

El purgador automático autolimitante es un dispositivo de purga que reduce la concentración de gases no condensables hasta un porcentaje insignificante con una pérdida ínfima de refrigerante. Este purgador automático autolimitante patentado se pone en marcha únicamente cuando la concentración de gases no condensables del receptor de líquido alcanza o supera el 2% y se detiene cuando la concentración desciende hasta el 1%. Puesto que, en toda la instalación, la concentración media de gases no condensables es mucho menor, esta cifra representa una concentración media en la instalación inferior al 0,1%.

 

Máximo rendimiento del sistema

  • Mínimo consumo de energía de la planta.
  • Sistema hermético de refrigeración interna
  • La capacidad de refrigeración de la planta se restablece al nivel máximo.
  • Más seguridad para los operadores (ninguna injerencia con el sistema).
  • Aumento de la seguridad de toda la planta.
  • Número reducido de averías o inexistencia de las mismas en veranos calurosos.
  • Apto para el uso con refrigerantes comunes.
  • Solución "Plug and play" con una única conexión a la planta de refrigeración principal.
  • La unidad de refrigeración independiente y autosuficiente también funciona si la planta principal se detiene.
  • Concentración final garantizada de gases no condensables en el condensador inferior al 2%.
  • Ahorro de refrigerante superior al 95% si se compara con la purga manual.
  • Apto para plantas de refrigeración de cualquier tamaño: el purgador Grasso de GEA ha demostrado disponer de suficiente capacidad incluso en una instalación de 6.000 kW.
  • Contador horario de funcionamiento integrado para el registro del tiempo de purga efectivo.
  • También hay disponible un ‘contacto libre’ para activar el registro de horas de funcionamiento central.
  • Idóneo para utilizarse a una temperatura ambiente superior a 45°C.
Conozca más con GEA RTSelect – nuestra herramienta de selección y configuración de productos.