Secador de amoníaco Secador de amoníaco de GEA

Complemento práctico para el sistema de refrigeración. El secador de amoníaco elimina el agua del ciclo refrigerante y constituye el complemento perfecto para el sistema de refrigeración de amoníaco junto con los filtros y purgadores.

El secador de amoníaco Grasso de GEA es el complemento ideal para el sistema de refrigeración de amoníaco, ya que permite garantizar un ciclo de vida útil más prolongado y reducir los costes de funcionamiento y mantenimiento. El secador de amoníaco elimina el agua de los ciclos refrigerantes sin necesidad de apagar las máquinas. Mantiene limpio y seco el circuito refrigerante para que el sistema de refrigeración funcione con eficacia.

Funcionalidad del secador de amoníaco de GEA

El secador de amoníaco calienta el amoníaco acuoso hirviéndolo en el agua. Este procedimiento puede realizarse con un calentador eléctrico o de gas caliente. El amoníaco destilado fluye fuera del secador y se realimenta en el separador. Al final del
ciclo, los controles inician el siguiente proceso de llenado y destilación. El ciclo finalizará y la válvula de drenaje manual se abrirá solo después de que la concentración de agua del cárter del contenedor alcance el valor definido. Los residuos, que pueden contener lodos además de amoníaco acuoso, se transfieren al depósito dispuesto y, a continuación, se eliminan. Las luces indicadoras del panel del operador proporcionan información sobre el estado de funcionamiento pertinente del secador.

Impacto del agua en el circuito refrigerante

Una planta de refrigeración puede acumular niveles de agua del 2% al 5% aproximadamente en pocos años, a pesar de recibir cuidados continuos. Debido a las diferentes temperaturas de evaporación del agua y el amoníaco, un aumento (incluso muy pequeño) de las concentraciones de agua puede elevar la temperatura de evaporación de la mezcla de agua y amoníaco. Si, por ejemplo, la presión de aspiración altera la temperatura de evaporación del amoníaco acuoso, ya no es posible alcanzar la temperatura prevista en las cámaras de refrigeración. Este efecto se compensa mediante la reducción de la presión de aspiración, lo que, a su vez, restringe la capacidad del compresor. Para garantizar la capacidad de refrigeración especificada, es preciso aumentar las horas de funcionamiento del compresor, elevando los costes de actividad del sistema de refrigeración. Además, el agua del circuito de amoníaco provoca corrosión, estimula el deterioro del aceite y acelera la formación de lodos en el sistema de refrigeración. Para evitar el exceso de humedad en el sistema de refrigeración, recomendamos utilizar los secadores de amoníaco Grasso de GEA.

Conozca más con GEA RTSelect – nuestra herramienta de selección y configuración de productos.
 
Secador de amoníaco Grasso de GEA
TipoPotencia de entrada
(kW)
Dimensiones (mm)Peso
(kg)
lAnAl
150 H¹)0,222007501000500
150 E²)1,822007501000500

¹) calentamiento con gas caliente, ²) calentamiento eléctrico