Máximo nivel de seguridad del proceso gracias a la purificación del fueloil con centrífugas de GEA

Durante el proceso de transporte y almacenamiento, el fueloil que se utiliza en la industria de campos petrolíferos como combustible para motores diésel y turbinas de gas suele estar contaminado con impurezas. Este fueloil debe purificarse continuamente pues estas impurezas pueden causar daños significativos a las piezas sensibles de los motores, poniendo en peligro la seguridad del proceso operativo. Las plantas de tratamiento de GEA se utilizan en plataformas FPSO y en plataformas de producción y perforación, donde operan fiablemente en condiciones extremas y garantizan que los equipos utilizados para generar potencia funcionen con el menor desgaste posible.

Un caballo de batalla totalmente automático

El núcleo de nuestras plantas de tratamiento es un separador autolimpiante que elimina fiablemente el agua, las sales y los materiales sólidos del fueloil, y que incluso puede procesar una alta producción con el máximo nivel de precisión de separación sin ninguna dificultad, gracias a la fuerza G más alta posible. Los separadores no solo reaccionan a concentraciones de líquidos y materiales sólidos que cambian continuamente, sino que también soportan las condiciones operativas extremas de las instalaciones marinas y costeras, gracias a su diseño robusto. Los separadores de GEA garantizan una máxima seguridad del proceso incluso durante las operaciones automatizadas de 24 horas. Nuestros clientes se benefician de la eficacia de costes que representan los requisitos de baja energía de nuestros separadores, además de su diseño compacto que ahorra espacio.

Máxima protección para motores diésel gracias al acondicionamiento automático

Además de nuestras centrífugas, que según los requisitos se pueden suministrar con un diseño estándar o con especificaciones individuales de alto nivel, y componentes adicionales como bombas y calentadores, que suplementan nuestra gama de productos para plantas de tratamiento de fueloil. También prestamos soporte a este proceso con sistemas acondicionadores para motores diésel que pueden configurarse automáticamente según la viscosidad, temperatura y presión del fueloil, a fin de corresponder exactamente a las especificaciones del fabricante del motor.