Tratamiento de líquidos de lavado

Ciertos procesos de tratamiento de superficies en el sector del procesamiento de metales exigen una limpieza minuciosa previa con líquidos de lavado. Para mantener un efecto óptimo de limpieza y asegurar la continuidad de la producción, hay que separar pronto las partículas arrastradas y el aceite disperso. Los separadores de GEA pueden hacer este trabajo.

Tratamiento con separadores

En el proceso de producción en marcha, el separador de GEA separa el aceite y las partículas sólidas en un solo paso. El sistema convence gracias a su elevada y constante eficacia de limpieza y a la sustancial reducción en el consumo de lejía de lavado. La vida del líquido limpiador se alarga, el desgaste de las herramientas se reduce y la calidad de las piezas manufacturadas mejora.

Papel importante en el sector de los proveedores de automoción

Una rama en la que este proceso de limpieza juega un papel importante es el sector de los proveedores de automoción. En la producción de piezas de carrocería para automóviles se emplean prensas de moldeo que funcionan con fuerzas de hasta 2000 toneladas. Como consecuencia del nivel de presión y fricción entre la herramienta y la pieza, se pueden alcanzar temperaturas locales de hasta 2000 °C. Por esta razón, se rocía el denominado aceite de moldeo por aquellas zonas en las que tienen lugar las mayores deformaciones. Esto reduce el nivel de desgaste y rotura de herramientas costosas y además aumenta la precisión de las medidas de los componentes. Antes de continuar el procesamiento, los componentes tienen que desengrasarse en una serie de baños de inmersión. El aceite disperso y las partículas metálicas deben eliminarse continuamente de la lejía de lavado para evitar una nueva contaminación por grasa.

Considerable reducción del coste de eliminación de residuos

Centrífuga - Separador OSE / WSE

Los separadores de GEA se aplican en el tratamiento de la mezcla de aceite de moldeo/lejía. Garantizan que la lejía de lavado circulante siempre esté limpia. Al mismo tiempo, se recupera el aceite de moldeo concentrado en el proceso de separación y se vuelve a reciclar en el proceso de moldeado tras ser enriquecido con aditivos. Esto significa menores costes de eliminación de residuos para el proveedor, ya que el agua de lavado sin aceite no tiene que declararse como aceite especial y puede, por tanto, desecharse de forma más económica.