Tratamiento eficaz y respetuoso con el medio ambiente de los vertidos procedentes de la producción de aceite de oliva

Como resultado de su alto contenido en polifenoles, ácidos grasos y sustancias orgánicas, los vertidos procedentes de la producción de aceite de oliva plantean un creciente problema medioambiental. Es cierto que los procesos modernos de producción consiguen reducir el volumen de los vertidos. Sin embargo, también es cierto que por cada tonelada de aceitunas procesadas se necesitan 200 litros de agua: este vertido contiene aceite y partículas extremadamente finas. Con el fin de garantizar un tratamiento respetuoso con el medio ambiente de estos vertidos, GEA apoya al sector con tecnologías innovadoras que no solo reducen considerablemente el volumen de vertidos, sino que también permiten que todos los residuos se reciclen prácticamente en su totalidad, generando así un valor añadido económico y ecológico.

Tratamiento eficaz del agua de proceso con los decantadores de GEA

Olive Oil Recovery

Concentrados en el lodo reciclado mediante procesos de sedimentación o flotación, nuestros potentes decantadores tratan el agua de proceso obtenida de forma que se puedan separar con fiabilidad el aceite residual y las micropartículas del vertido, produciendo así aceite de oliva de alta calidad y aumentando considerablemente los beneficios de las almazaras. El proceso no solo permite reducir el volumen de vertidos en un 15 por ciento. También reduce todos los parámetros relevantes para valorar los vertidos, es decir, que las cargas de los vertidos también se reducen.

Concentración de uso energético eficiente utilizando las instalaciones de concentración de GEA

Como solución respetuosa con el medio ambiente para el tratamiento de los vertidos procedentes de la producción de aceite de oliva, también suministramos tecnología de concentración de gran eficacia, con la que los vertidos pueden concentrarse con fiabilidad hasta el 50% de materia seca. El concentrado puede utilizarse después como fertilizante o, tras aumentar la materia seca, se puede incinerar y emplear para generar energía eléctrica. El agua evaporada se condensa y puede reutilizarse como agua de proceso. Las instalaciones de concentración de GEA pueden funcionar completamente utilizando el calor residual del equipamiento periférico, lo que supone un funcionamiento extremadamente eficiente energéticamente hablando.

  • Métodos respetuosos con el medio ambiente y de valor añadido para el tratamiento de vertidos procedentes de la producción de aceite de oliva
  • El procesamiento con decantadores de GEA garantiza una carga baja de vertidos, reducción de los costes de eliminación de residuos y ganancias adicionales de rendimiento
  • Instalaciones de concentración de uso energético eficiente gracias al uso del calor residual para una concentración fiable