Suspensiones inhalables

La inhalación suele ser el método de suministro de medicamentos más extendido para el tratamiento de afecciones pulmonares, ya que ofrece numerosas ventajas tanto para el paciente como para el profesional médico en la administración de vacunas y otros fármacos biológicos.

El ingrediente activo de muchos productos inhalables, como los medicamentos contra el asma, actúa sobre las células musculares de las vías respiratorias. Sin embargo, estos fármacos pueden perder su eficiencia si se acumulan partículas en el inhalador. De este modo, para impedir que los aerosoles de polvo seco depositen partículas en la cavidad bucofaríngea y en el inhalador, las partículas dispensadas deben tener un diámetro geométrico de 1–3 µm y una densidad de masa de 1 g/cm3 aproximadamente.

Los medicamentos inhalados suelen disolverse en un sistema acuoso, como una solución salina isotónica, y aerosolizarse a alta presión para obtener partículas nebulizadas. La solución líquida se bombea a través de una válvula de homogeneización a 500–1.000 bar mediante un proceso de una sola etapa durante el cual las partículas semisólidas se dispersan en el líquido.

La homogeneización a alta presión permite reducir las partículas de tamaño medio y grande para transferir más estabilidad a la suspensión como resultado de la disminución del índice de sedimentación. Asimismo, se elimina el riesgo biológico, se incrementa la tolerancia a los irritantes y aumenta la claridad y transparencia del producto procesado.

Además de una completa gama de homogeneizadores, GEA también ofrece soluciones de mezclado, combinación, liofilización y micronización para la fabricación a escala de productos inhalables; igualmente cuenta con un nivel de experiencia incomparable en el diseño y disposición de plantas idóneas: desde el tamaño de los recipientes hasta el trazado de válvulas y diagramas de tuberías e instrumentación (P&ID) 3D, y desde la producción para I+D hasta la fabricación a gran escala.