Copos de nieve en lugar de tormentas de arena

¿Esquí en el desierto? Las tecnologías de refrigeración de GEA facilitan la práctica de deportes de invierno en las zonas más secas y calurosas.

Ski Dubai, la primera estación de esquí interior de Oriente Medio, se encuentra en el centro de Dubái (Emiratos Árabes Unidos) y ofrece 22.500 metros cuadrados de área esquiable, con recorridos para todos los niveles de dificultad. La instalación aloja una escuela de esquí para principiantes, un halfpipe (medio tubo) de 90 metros para snowboarders y un parque de nieve (Snow Park) para realizar actividades más relajadas, como deslizarse en trineo o hacer muñecos de nieve. La diferencia entre la temperatura interior y la exterior es extrema, por lo que en la práctica la pista de esquí cubierta se ha construido como si fuera una enorme refrigerador, con paredes de cinco metros de grosor. Tres compresores de tornillo Grasso de GEA constituyen los componentes clave de toda la planta de refrigeración. 

Frío artificial para pistas de esquí: Diversiones de invierno en pleno verano

GEA ha adquirido renombre como especialista en la producción de hielo en escamas para aplicaciones industriales, de modo que también hemos aprovechado esta capacidad para la producción de nieve artificial. Por ejemplo, GEA ha equipado la pista cubierta de esquí Moscow Snowdome de Moscú con tres cañones de nieve Slowline de GEA que producen 150 metros cúbicos de nieve al día. Realmente la nieve se compone de hielo picado sin aditivos. La nieve artificial, previamente producida y apilada en montones cerca de las pistas de esquí interiores, puede aspirarse a través de mangueras flexibles de hasta 100 metros para enviarla a cualquier punto de la pista con el fin, por ejemplo, de nivelar una superficie irregular o de preparar un recorrido para la sesión de día siguiente. 

Los cañones Snowline pueden funcionar a temperaturas superiores al punto de congelación, tanto en interiores como en el exterior. En una estación de esquí belga próxima a Bruselas, por ejemplo, los snowboarders y esquiadores profesionales han puesto a prueba la nieve de Snowline en espacios abiertos sometiéndola a temperaturas de20°C / 68°F. El cañón de nieve utilizado genera entre 50y55 metros cúbicos de nieve al día, cantidad suficiente para cubrir un área de 1.000 metros cuadrados con una profundidad de 20 centímetros de nieve en solo tres o cuatro días.