El auge de las pistas de hielo

El patinaje sobre hielo se ha convertido en un deporte popular en los últimos años y la tecnología de refrigeración avanzada, fiable y energéticamente eficiente de GEA está en el origen de algunas de las pistas de hielo más innovadoras del mundo.

Soluciones GEA para estadios de hielo

En ninguna parte como en los Países Bajos es tan evidente la experiencia tecnológica de GEA en este sector, ya que el patinaje sobre hielo es un deporte tradicional desde hace cientos de años.

GEA diseñó y fabricó la primera pista de hielo de 400 metros del país, que se inauguró en 1961 y recibió el nombre del famoso patinador de velocidad neerlandés Jaap Eden. La pista Jaap Eden también fue la primera pista de 400 metros del mundo refrigerada mediante un sistema directo basado en la evaporación de amoníaco líquido (NH3) en una red de tubos de acero. En ese momento, el sistema directo generaba un ahorro de energía comprendido entre el 22y el25% frente a los sistemas de refrigeración indirectos convencionales que empleaban el refrigerante R22. Asimismo, ofrecía una superficie de patinaje a temperatura uniforme. Los conceptos básicos sobre los que se apoyan estos sistemas siguen vigentes actualmente, aunque en 1989 se instalaron tubos de menor diámetro, lo cual redujo la cantidad de amoníaco requerida en un 50%.

En 2004 fue de nuevo el equipo de ingenieros de GEA el encargado de convertir el sistema de refrigeración de la pista redonda al aire libre de 400 metros de Kennemerland en Haarlem, originalmente construida en los años 70, en un sistema moderno que emplea dióxido de carbono líquido. Se creó una pista de hielo adicional muy avanzada. Los expertos técnicos de GEA también consiguieron ahorrar tiempo y dinero en este proyecto de modernización conservando los tubos de acero, las bombas, los condensadores de evaporación y los compresores de pistón para su reutilización, e incorporando la tecnología requerida. Los sistemas adicionales incluían un condensador en cascada de amoníaco-dióxido de carbono y un compresor.

Otro ejemplo es el IJssportcentrum Eindhoven, que incluye tres pistas, un pabellón de hockey sobre hielo climatizado y una superficie de hielo de 8.400 metros cuadrados. Esta instalación incorpora siete compresores de GEA con una potencia total de 2,8 megavatios. Se emplea amoníacocomo refrigerante para las zonas de patinaje redondas y glicol debajo de la pista de hockey sobre hielo.