Esmaltes y Lacas de Uñas

La mayor parte de los esmaltes y lacas de uñas están fabricados al licuar nitrato de celulosa en disolventes y añadir pigmentos de color u otros elementos — como resinas y espesantes — a fin de que el producto final tenga las propiedades físicas adecuadas. Como agente impermeabilizante, se puede utilizar la bentontina, a fin de crear una suspensión estable de colorantes.

Colorantes con Dispersión Uniforme

Una técnica importante en la producción de esmaltes de uñas es la homogeneización, que tiene dos aplicaciones principales: primero, el proceso se puede utilizar para reducir el tamaño de las partículas y hacer que la dispersión del colorante sea más uniforme; y segundo, permite conseguir una densidad y viscosidad adecuadas, lo que hace que el producto final sea fácil de aplicar.

La tecnología de homogeneización a alta presión de GEA ofrece ventajas significativas en cuanto a optimización de la textura del producto, haciendo que sea más elástico y maleable. Además, también tiene ventajas en cuanto a la densidad del color: unas partículas de tamaño reducido significa que, como resultado de la refracción de la luz, los pigmentos ganarán en brillo y luminosidad.

Las pruebas de laboratorio han demostrado que la homogeneización a alta presión puede garantizar estos efectos a escala industrial, siempre que consideremos algunos parámetros de producción importantes: se necesita una presión de 850 bar y un procedimiento en dos etapas, con una o dos pasadas a través del homogeneizador.