Cremas y Lociones

GEA suministra plantas de procesos para la industria de la higiene personal con el fin de fabricar productos líquidos y muy viscosos como lociones faciales y corporales, pomadas, cremas y emolientes.

Hay dos consideraciones básicas a la hora de fabricar cremas y lociones: la seguridad de los ingredientes y el riesgo de contaminación bacteriana. Los ingenieros de procesos de GEA son expertos que tratan con estos problemas; nuestras tecnologías y conocimiento técnico le ayudan a reducir el riesgo de introducir contaminación bacteriana cuando produzca emolientes e hidratantes, por ejemplo, a la vez que mantiene la seguridad del producto.

GEA ofrece una gama completa de componentes de procesos que se adaptan a los requisitos de cada cliente. Nuestra selección de producto incluye, entre otros:

  • depósitos
  • mezcladores
  • válvulas higiénicas
  • bombas higiénicas
  • sistemas de recuperación de productos
  • tecnología de medición
  • sistemas CIP.

Además, para garantizar una producción consistente de alta calidad, ofrecemos sistemas de control como conceptos totales para todo el proceso de fabricación. Nos ocupamos de cada fase del proyecto, con un alto conocimiento de todo el equipamiento y los distintos tipos de software; nuestros ingenieros de automatización tienen una vasta experiencia en plantas de procesos para la industria de la higiene personal. Como socio de ingeniería y ejecución, nuestro suministro incluye desde la ingeniería detallada hasta la instalación, pruebas y puesta en servicio, además de formación y servicio posventa.

Nuestros conocimientos técnicos abarcan las siguientes áreas:

  • recepción y almacenamiento de materias primas
  • distribución y dosificación de materias primas
  • tecnología de mezcla con depósitos de almacenamiento
  • homogeneización
  • almacenamiento del producto en depósitos a granel
  • líneas de transferencia a depósitos y líneas de llenado
  • distribución de servicios, como agua, aire y vapor.

GEA tiene una gran experiencia en la gestión de aplicaciones complicadas — como las que implican productos peligrosos, inflamables, pegajosos, higroscópicos o viscosos — a fin de buscar la solución adecuada para su aplicación, con un desarrollo a medida mínimo, manteniendo los costes controlados y logrando un rápida introducción al mercado.