Terneros fuertes igual a éxito

La fortaleza de sus terneros dice mucho del éxito de una ganadería. Una crianza eficiente de novillas es una aportación fundamental para rentabilizar la gestión de una granja. De igual modo que unos terneros sanos y productivos son una inversión segura para el futuro competitivo de cualquier explotación ganadera. Sin embargo y como las estadísticas muestran de manera continuada, los índices de pérdidas de reses jóvenes, el escaso rendimiento de las novillas y el aumento de la edad del primer parto son motivos de preocupación. Ante esta situación, los criadores de ganado deben adoptar medidas que les ayuden a abordar estos problemas y a mejorar la salud y la productividad de su ganadería.

Muchos caminos para mejorar

Las infecciones bacterianas y víricas suelen desencadenar enfermedades intestinales y respiratorias que terminan en la pérdida de animales. Sin embargo, existen métodos capaces de reducir significativamente el riesgo de infecciones. Un diseño optimizado de los establos para alojamiento de los animales jóvenes puede reducir los problemas relacionados con el propio habitáculo, por ejemplo, el exceso de humedad, los gases contaminantes, las corrientes de aire o el hacinamiento. También es importante ajustar las estrategias de alimentación en función de la etapa de crecimiento de los animales, para fortalecer su resistencia natural y optimizar la gestión sanitaria general de la ganadería joven.

Póngase en contacto con la oficina local de GEA para ver cómo nuestros equipos de establo, tecnologías y soluciones a medida pueden ayudarle a mejorar la salud y el bienestar de sus reses jóvenes.