Separación con alta eficiencia energética para alta pureza

La cristalización por fundido es una alternativa económica y eficiente a la destilación para la separación de químicos. Su uso más frecuente suele ser en aplicaciones de purificación en las que la destilación presenta dificultades.

Aplicaciones de cristalización por fundido

Installation DB Chevron

Puede utilizarse para separar, por ejemplo:

·     Isómeros con puntos de ebullición próximos

·     Sistemas aceotrópicos

·     Sustancias sensibles a la temperatura

·     Componentes con tendencia a la polimerización

·     Sustancias explosivas

Por lo general, el producto crudo se enfría en cristalizadores de superficie raspada, que pueden ser cristalizadores de tipo intercambiador o de tipo tanque, dependiendo de la aplicación de que se trate. El cristalizador produce cristales de producto puro y concentra las impurezas en el licor madre restante. A continuación se separan los cristales del licor madre rico en impurezas y se genera una corriente de producto puro y otra de rechazo. La corriente de rechazo contiene las impurezas concentradas, pero también producto valioso que podrá ser recuperado, en función de la aplicación específica.

Cada cristal individual se suspende en el licor madre y se le deja crecer libremente en el líquido. Con miles de millones de cristales creciendo por metro cúbico, la superficie puede alcanzar un volumen de 5.000 a 10.000 m² por m³. Esta superficie de crecimiento masivo permite tasas de crecimiento cercanas a lo ideal que resultan en los cristales de la pureza característica que cabe esperar del proceso de cristalización de este tipo. La suspensión cristalizada es bombeada hacia una columna de lavado donde los cristales se separan y se lavan para eliminar cualquier resto de licor madre. Los cristalizadores basados en suspensión generan cristales puros. Las columnas de lavado permiten eliminar todo el licor madre y, por lo tanto, generan un producto de pureza extremadamente alta.