Tratamiento de gases de escape

En la industria química, donde los productos pueden ser mucho más complejos, se utilizan sistemas de tratamiento de gases de escape que pueden funcionar incluso en presencia de altas concentraciones de compuestos orgánicos halogenados, sulfúricos y fosforados.

Por lo general, los compuestos de escape halogenados y sulfúricos se tratan con una o varias etapas de absorción con lavadores por vía húmeda (scrubbers) y con una sección de enfriamiento. 

Las aplicaciones de depuración en la industria química inorgánica se ocupan de la eliminación de: 

  • Halógenos hidrogenados
  • Aminas
  • Amoníaco
  • NOx (óxido de nitrógeno)
  • Ácidos nítricos
  • SOx (óxido de azufre)
  • Ácidos sulfúricos
  • Sulfuros
  • Silanos
  • Siloxanos
  • Óxido de silicio
  • Sílice halogenada
  • Boro
  • Boro hidrogenado
  • Ácido bórico
  • Dióxido de carbono
  • Ácidos fosfóricos
  • Fósforo halogenado
  • Óxidos fosfóricos
  • Óxido de titanio
  • Titanio halogenado
  • Fosgeno

La incineración de residuos que contienen cloruro o los procesos de reacción que producen ácido clorhídrico generan gases de escape con cantidades relativamente grandes de cloruro de hidrógeno, que es necesario separar. La solución más económica para limpiar estos gases de escape pasa por utilizar una planta de depuración de gases.

La extracción y procesado de minerales y la producción de metales ferrosos y no ferrosos y sus aleaciones es motivo de preocupación para la metalurgia que trabaja con elementos ferrosos y no ferrosos.  Durante estos procesos se generan subproductos que contienen polvo de óxidos metálicos o fertilizantes minerales y componentes gaseosos no deseados, que deben limpiarse antes de que se liberen al medio ambiente.