Procesado de cristales de insulina

Con el crecimiento de la diabetes y un mercado de insulina global estimado en más de 32.000 millones de dólares en 2018, la demanda de tecnología de GEA para la producción de este medicamento que salvavidas ya es muy elevada y va a seguir aumentando, especialmente en en los nuevos mercados y las economías emergentes.

Procesado estéril de líquidos

GEA produce y suministra sistemas de procesado para la producción de líquidos destinados a los sectores farmacéutico y biotecnológico, y tiene un historial de éxito demostrado en la instalación de plantas para la producción de insulina, incluida la ingeniería, suministro, puesta en servicio y cualificación de todos los sistemas para producir medios ultrapuros, además de los distintos equipos de proceso e instalaciones de limpieza.

Producción de insulina

La producción biosintética de insulina humana se realiza mediante el uso de bacterias o células de levadura. Tras la fermentación, o la conversión de las materias primas por parte de los microorganismos, se extrae la biomasa (con una concentración constante) a través de un separador de boquilla, se lava, concentra y por último se precipita para producir cristales de insulina. 

GEA ofrece ventajas

Fermentador estándar

Como líder mundial en la tecnología de producción de insulina, GEA puede suministrar sistemas de servicio higiénico y gestionar la integración de todos los procesos principales, incluyendo fermentación, cosecha, cromatografía, filtración y liofilización.

Las centrífugas y líneas de procesado suministradas por GEA tienen un sólido historial en las fases de clarificación, separación, clasificación, concentración y fraccionamiento. Los separadores de boquilla también desempeñan una función importante en el proceso de producción. Además, los equipos de GEA se utilizan en las fases posteriores de cristalización, entre ellos separadores de cámara y separadores autolimpiables

GEA es un proveedor único de diversas soluciones de fermentadores, preparación de medios, almacenamiento intermedio, cosecha y ruptura celular, equipos para la purificación y el aislamiento de células, separación (tanto tras la primera cristalización como después de la final), la producción y distribución de soluciones de agua para inyección (WFI), limpieza in situ (CIP) y liofilización. Todas ellas pueden instalarse e integrarse en unas instalaciones de producción de insulina de última generación.