GEA fabrica dos tipos de válvulas de mariposa: entre bridas (serie 02) y desmontables (serie 03), que se montan con abrazaderas triples sanitarias. Todas las válvulas pueden suministrarse con actuadores neumáticos o palancas manuales, o con pasadores de bloqueo para fijar las válvulas en su posición.

La válvula se emplea para bloquear o regular el caudal. El disco se encuentra en el centro del tubo y está atravesado por una biela conectada a un actuador del exterior de la válvula. La rotación del actuador hace que el disco gire en paralelo o perpendicular al flujo. A diferencia de lo que ocurre en la válvula esférica, el disco siempre está presente, lo que provoca un descenso de presión del caudal, con independencia de la posición de la válvula.

La “mariposa” es un disco metálico montado en una biela. Cuando la válvula se cierra, el disco se gira y bloquea por completo el conducto. Cuando la válvula se abre por completo, el disco gira un cuarto de vuelta para permitir una circulación prácticamente sin restricciones. La válvula también se puede abrir de forma gradual para regular el flujo de producto.