La tecnología de mezcla de GEA sigue creciendo con la gama de mezcladores con elevación posterior. Además de incorporar todas las características y ventajas de los mezcladores de contenedor (IBC) sobre pedestal, la gama de mezcladores con elevación posterior ofrece una ventaja adicional: el contenedor IBC puede elevarse tras la mezcla, lo que permite la descarga directa del contenido en un recipiente o proceso posterior.

Cuando se emplea la elevación posterior durante el proceso de mezcla, es posible efectuar operaciones de descarga de forma directa tras lograr la homogeneidad.

Es habitual que se permita descargar el material mezclado en el IBC por medio de un molino o tamiz. El IBC se alinea con la jaula de mezcla correspondiente y se sujeta a ella antes de acoplarse con la válvula activa BUCK® a la entrada del molino. Los mandos y enclaves de la válvula BUCK® se controlan mediante el sistema de control de elevación posterior.