Con un sistema de refrigeración previa de alto rendimiento es posible ahorrar energía y reducir la carga en la unidad de condensación. Es posible detener de inmediato el crecimiento bacteriano y alcanzar los máximos niveles de calidad.

GEA ofrece una serie de soluciones en función del caudal de leche, el tiempo de ordeño y la disponibilidad de agua y electricidad. Cada sistema está diseñado para adaptarse a sus necesidades.