La normalización es el proceso industrial por el que el contenido de materia grasa de la leche o la nata se ajusta en el valor deseado o en un valor especificado de forma precisa. En general, el contenido de materia grasa es mayor en la leche cruda que en los distintos productos lácteos elaborados. El contenido de materia grasa normalizado de estos productos suele oscilar entre un mínimo del 0,5% y un máximo del 3,5%.

Además del control continuo del contenido normalizado de materia grasa de la leche y la nata, las unidades de normalización de GEA permiten la dosificación proporcional de los aditivos.

GEA ofrece unidades de normalización para leche caliente y fría.