Los sistemas de carbonatación de GEA están diseñados para carbonatar de forma continua y precisa las bebidas. El proceso de inyección utiliza CO2 con gran eficiencia, lo que ahorra costes y reduce el impacto en el medio ambiente. La fina distribución efervescente del gas asegura un agradable sabor que estimula el paladar.

El mercado de licores es mucho más flexible y se mueve con rapidez hoy en día. La existencia de muchas mezclas de bebidas que se ponen de moda y permanecen poco tiempo en el mercado, además de la constante demanda que ponen los consumidores en nuevos productos que ofrezcan sabores novedosos, enfrenta a los fabricantes de bebidas y a los proveedores de equipos a nuevos desafíos.

Una parte importante de la frescura que se percibe en el sabor de una bebida es resultado del CO2 añadido. Especialmente en los refrescos, cervezas y vinos espumosos, aunque también en las mezclas de bebidas con alcohol, el CO2 se utiliza como portador del sabor. Los desafíos actuales de los fabricantes de licores y bebidas preparadas exige que se desarrollen nuevas técnicas de embotellado.

En cuanto a las bebidas de baja graduación alcohólica, con <10% de alcohol por volumen, cada vez se carbonatan más productos. Los sistemas completos de carbonatación en línea con análisis automático de CO2, valor Brix, alcohol y color garantizan que la bebida envasada en la unidad de embotellado tenga una alta calidad.