Los homogeneizadores industriales de GEA son máquinas que constan de dos elementos fundamentales: un bloque de compresión que permite bombear el producto a alta presión y una válvula de homogeneización capaz de micronizar las partículas dispersas hasta que alcancen el tamaño de micrómetros y nanómetros, dependiendo de las características del producto y de los resultados que se quieran obtener.

La versatilidad de las válvulas GEA, con su amplia gama y la posibilidad de elegir el caudal y la presión, hace que los homogeneizadores GEA resulten idóneos para el uso en numerosos productos y aplicaciones:  alimentos y bebidas, productos lácteos, productos farmacéuticos, productos químicos y cosmética.

En GEA estamos tan acostumbrados a diseñar homogeneizadores personalizados que en la actualidad forma parte del ciclo normal de producción. Además de ser sinónimo de excelencia en el mercado de los homogeneizadores, esta peculiaridad ofrece una oportunidad única a nuestros clientes, que pueden aprovechar nuestra disposición a colaborar para mejorar todos los componentes de la máquina en función de los requisitos especiales de su producto. Para suministrar un homogeneizador de alta eficacia, también se emplean materiales personalizados, innovadores y resistentes que garantizan las máximas prestaciones.