No importa si lo descongela o funde en un refrigerador, o se añade agua fría para descongelar su producto, resulta muy complicado controlar la reacción del producto y normalmente se necesita mucho tiempo para lograrlo.

Producir partiendo de carne congelada requiere un proceso de descongelación óptimo. La descongelación bajo condiciones de vacío de "ColdSteam" es la solución. 

"ColdSteam" es un proceso altamente controlado que emplea vapor bajo vacío para descongelar con eficiencia carne sin escaldarla ni dañarla, y sin causar desnaturalización de las proteínas. GEA fue pionera en esta técnica y actualmente lidera el mercado con las innovadoras soluciones "ColdSteam". 

"ColdSteam": el sistema rápido y eficiente de GEA Food Solutions permite la descongelación, bajo condiciones de vacío, en bombos y mezcladoras. La rápida descongelación, bajo condiciones de vacío, aumenta la flexibilidad operativa porque reduce el tiempo de producción. Si se compara con las técnicas de descongelación convencionales, como las cámaras de temperado o los sistemas de microondas, "ColdSteam" ofrece resultados homogéneos, sin descongelación incompleta, ni puntos sobrecalentados. En otras palabras, permite a los procesadores cárnicos satisfacer las exigencias crecientes de sus clientes.


¿Qué es "ColdSteam"?
 
Bajo presión atmosférica normal (1 bar), el agua hierve a 100°C (212°F).
 
El agua hierve a menor temperatura bajo condiciones de vacío. Con vacío de un 95% (0,05 bar), el punto de ebullición del agua desciende a 33°C (91,4°F).
 
El vapor que se genera a esta temperatura se condensa de inmediato en la carne fría y transfiere la energía calórica de forma eficaz, con lo que se acelera considerablemente la descongelación. El vapor a 33°C no escalda ni daña la carne, y tampoco causa desnaturalización de proteínas. Las ventajas generales de la descongelación controlada bajo condiciones de vacío son:
 
  • Reducción importante en tiempo de descongelación
  • Mayor rendimiento, sin pérdida de peso hacia la purga (pérdida por goteo)
  • Reducción importante de la manipulación
  • Mayor flexibilidad operativa
  • Respuesta más rápida a las demandas del cliente
  • Garantía probada en seguridad alimentaria
  • Diseño higiénico superior y fácil de usar
  • Aplicación a gran variedad de productos (carne con hueso o deshuesada, carne de ave, langostinos)