El procedimiento de control de calidad es una parte crítica de cualquier planta de envasado de productos en polvo. GEA ofrece soluciones estandarizadas para procesar bolsas llenas en una línea de envasado de productos en polvo mientras se realizan importantes operaciones de control de calidad.

Las líneas de envasado de GEA están configuradas para satisfacer los requisitos concretos del cliente. Una vez que se llena y cierra la bolsa, se traslada al equipo de manipulación para que se procese y se realicen las comprobaciones de calidad pertinentes antes de colocarla en un palé.

Por ejemplo, en el caso de los productos alimentarios y lácteos en polvo es preciso comprobar que se ajustan a los parámetros de producción, como peso exacto o contaminación, antes de que se trasladen al almacén de productos acabados. 

Los envases que no cumplen los requisitos de peso y tamaño se rechazan. Entonces el operario puede intervenir para solucionar el problema. La solución suele consistir en descartar o reprocesar el producto.

La contaminación producida por cuerpos extraños se considera un defecto crítico. GEA ofrece sistemas sensibles de detección de metal plenamente integrados o sistemas de rayos X, que garantizan que el producto acabado que sale de la línea de producción está completamente limpio de contaminantes potencialmente nocivos.

Si se obtiene un resultado positivo, nuestro sistema de control de línea integrado detiene automáticamente el proceso de llenado de polvo y alerta de inmediato al operario de la planta.

Las soluciones convencionales incluyen
  • detectores de metal de abertura grande
  • detectores de metal por rayos X
  • rechazo automático de envases
  • sistemas de codificación
  • balanzas para llenado
  • unidades de rechazo de bolsas
  • volteadores, golpeadores y aplastadores de bolsas
La conectividad opcional de las balanzas de llenado y el equipo de codificación de sacos permite supervisar y analizar los datos tanto de forma local como remota mediante el uso del sistema SCADA del cliente.