Gracias a los años de experiencia con la técnica de llenado por soplado aséptico (ABF), GEA ha desarrollado la tecnología ESL Blow Fill para productos sensibles que se distribuyen en la cadena de frío.

El principio básico del moldeo por soplado ESL, al igual que con ABF, consiste en descontaminar la preforma en vez de la botella. Una vez descontaminadas las preformas, se conservan en un entorno controlado ultralimpio para evitar cualquier tipo de contaminación. Esto solo es posible si se garantiza que el lugar por donde se mueven las preformas descontaminadas y las botellas está protegido y se puede limpiar

por completo. Para conseguir esto, la porción ultralimpia del sistema está sellada dentro de una ’caja limpia’ que tiene sobrepresión de aire filtrado y estéril, a fin de evitar que el entorno estéril tenga contacto con los componentes y el aire del exterior. Esto evita cualquier riesgo de contaminación.

ABF 4C se ha diseñado específicamente para el soplado y llenado de botellas PET. Esta tecnología ofrece una zona ultralimpia claramente definida que cumple los requisitos más estrictos de producción higiénica. Todos los componentes dentro de la zona ultralimpia se pueden limpiar con facilidad.