GEA ofrece tecnología de esterilización tanto en MOJADO como en SECO para todas las preformas PET, botellas PET/HDPE y cualquier tipo de envase que permita el llenado con bebidas de distinto pH en el mismo sistema.

Tanto en la tecnología de esterilización en MOJADO como en SECO, hay un aislador microbiológico equipado con guantes de intervención que ofrece una barrera física entre el entorno externo y la zona de control microbiológico, donde se realizan los procesos de soplado, llenado y taponado.

La tecnología de PAA húmeda de GEA para esterilizar botellas y taponesactúa sobre las superficies internas y externas de la botella y el tapón con una sola solución PAA, y una potente acción química y mecánica combinada.
El tratamiento de esterilización se realiza con boquillas penetrantes. Hay un ’sensor inteligente’ que comprueba de manera automática la eficiencia de cada boquilla y garantiza la correcta esterilización de las botellas.
La tecnología de PAA en mojado de GEA está aprobada por la FDA y se puede

aplicar a cualquier botella o envase prácticamente sin ninguna limitación en cuanto a materiales, forma o tamaño.

La tecnología de H2O2 en seco de GEA para esterilizar preformas y tapones utiliza un flujo de peróxido de hidrógeno vaporizado a una temperatura, concentración, tiempo de contacto y caudal controlados, a fin de conseguir altas prestaciones de esterilización. El tratamiento se realiza en un solo paso sobre las superficies internas y externas del cuerpo y el cuello de la preforma, después de que esta pase por el horno y antes del proceso de soplado aséptico. Los tapones se esterilizan dentro de una ‘cámara de esterilización’.

La tecnología de H2O2 en seco de GEA para botellas utiliza H2O2 en forma de vahos para tratar las superficies internas y externas de las botellas. Las botellas en posición vertical se tratan dentro de un carrusel y después se purgan en un segundo carrusel para que tengan un bajo residuo de peróxidos. El flujo de H2O2 es comprobado de continuo por el “sensor inteligente” a fin de garantizar el correcto tratamiento de cada botella. Incluso los tapones o el aluminio se tratan con H2O2.