El funcionamiento de los lavadores de gases se basa en el principio de absorción, es decir, en la absorción o disolución de una sustancia en un líquido.

GEA ofrece una serie completa de lavadores que se pueden combinar en función de la aplicación y los requisitos. Las necesidades personalizadas se toman en cuenta de manera óptima. Están garantizadas la alta pureza del aire de salida y las reducidas cantidades de producto residual presentes.