El secador Flash es especialmente idóneo para productos que se secan en menos tiempo de residencia gracias a la fácil eliminación de la humedad libre o en los que la propagación a la superficie se produce con facilidad.

El secado flash consiste en secar las partículas que están suspendidas y se transportan en una corriente de aire caliente. 
 
Las aplicaciones incluyen productos como lodos, tortas de filtración, estiércoles, cristales, gránulos y pastas; de hecho, prácticamente cualquier material donde se requiere un producto en polvo.

Los productos típicos de referencia en la gama de secadores Flash van desde aspirina y concentrado de cobre hasta compuestos de litio, almidones o polímeros.