En un proceso continuo se produce una entrada constante de materia prima en el sistema a la vez que una retirada sistemática del producto terminado por el extremo del tren de producción. En comparación con los procesos en lote, se procesa muy poca cantidad de materia prima y se hace de manera controlada, con lo que el operario puede mantener bajo control en todo momento los parámetros críticos del proceso y por consiguiente, los atributos de calidad del producto.

En GEA creemos que los procesos continuos mejoran la calidad de los productos farmacéuticos acabados porque permiten prestar atención a la calidad durante todo el ciclo de vida del producto, no solo durante las pruebas, además de conocer el potencial de los procesos, gestionar las fuentes de variación y reducir los riesgos asociados.

Nuestra solución para plantas de procesado y secado de partículas es ConsiGma™, una plataforma de fabricación inspirada en la metodología 6 sigma que incorpora diferentes tecnologías para producir formas de dosificación sólida oral de forma rentable y continua:

  • mediante la recopilación de más información durante la fase de I+D, en menos tiempo y con menos producto
  • mediante la exclusión de procesos de ampliación peligrosos que suponen gasto de tiempo y producto
  • mediante la introducción de mediciones en línea y la publicación en tiempo real de estrategias de control en circuito cerrado (6 sigma)
  • mediante la incorporación del tamaño de lote flexible (producción JIT) para reducir las existencias
  • mediante la reducción del coste energético por comprimido, lo que reduce el impacto ambiental