Los limpiadores orbitales funcionan en base a dos ejes rotativos, uno horizontal y otro vertical. La característica especial de este tipo de limpiador son las boquillas de chorro redondas que giran en dos planos y producen unos chorros dirigidos de alto impacto para una limpieza intensiva de las superficies internas de tanques y recipientes.

Dependiendo del tipo, los limpiadores tienen entre dos y cuatro boquillas. Estas boquillas tienen un diámetro interno de hasta 12 mm según los requisitos de la aplicación. El movimiento rotativo horizontal y vertical es producido por una unidad de turbina accionada por el medio de limpieza o por un accionamiento separado, como un motor eléctrico o neumático. La rotación continua en ambos planos produce un patrón integrado en forma de red de chorros de limpieza en la pared interior del tanque. Al final de un ciclo completo, todos los puntos del tanque han quedado sometidos al impacto mecánico de un chorro de gran potencia. Un ciclo completo típico necesita entre 3 y 9 minutos. En la práctica, los limpiadores orbitales suelen funcionar a una presión de entre 4 y 8 bar, y pueden cubrir un diámetro de limpieza horizontal de hasta 33 metros, dependiendo del diámetro de la boquilla que se utilice. 

Este tipo de limpiador está recomendado para tanques de gran tamaño, tanques y recipientes con accesorios internos complejos y productos que sean difíciles de limpiar. Comparado con una bola de pulverización, el consumo de medios de limpieza es hasta un 70% inferior.

 

Características de los Limpiadores Orbitales:

  • Diseño higiénico
  • Sin cojinete de bolas (a excepción de TMC)
  • Diseño delgado y compacto
  • Limpieza intensiva con chorros enfocados
  • Larga duración
  • Fácil de mantener
  • Dirigido por el medio de limpieza (a excepción de TMC)
  • Número reducido de componentes (los limpiadores orbitales Typhoon, Tempest y Tornado utilizan los mismos recambios)
  • Limpieza reproducible mediante el monitoreo de la rotación con un sensor SMW 100 o Veri-Clean (opcional)
  • Los limpiadores orbitales funcionan en base a dos ejes rotativos, uno horizontal y otro vertical.