Los separadores de GEA están diseñados para aplicaciones a base de líquidos. Utilizan fuerza centrífuga y se emplean para separar suspensiones que consisten de dos o más fases de distinta densidad; por ejemplo, pueden separar líquido-líquido, líquido-líquido-sólido o líquido-sólido. También son eficaces para separar mezclas líquidas a la vez que retiran los sólidos.

Los campos de aplicación incluyen desde los procesos de separación de la industria química y farmacéutica, la recuperación de aceite y grasa, la producción de productos lácteos, cerveza, vino, zumos de fruta y verduras, además del procesado de aceites minerales y productos de aceite mineral.

Los separadores tienen cubas de cámara anular o de disco. Función de modo continuo con respecto a la descarga de las fases líquidas. Con relación a la descarga de sólidos, pueden funcionar de modo discontinuo (por ejemplo, centrífugas de tipo disco discontinuas que se deben detener para extraer manualmente los sólidos acumulados), semicontinuo (centrífugas de tipo disco con desfangado automático = separadores autolimpiantes) o totalmente continuo (separadores de tipo boquilla).

Los separadores de GEA están disponibles con distintos tipos de accionamientos: por engranaje, por correa, accionamiento directo y de tipo directo integrado. Los de accionamiento directo integrado representan la etapa más reciente de evolución del proceso de fabricación de separadores, pues funcionan sin eje motor, engranaje, correas, acoplamiento ni cojinetes. El menor número de componentes instalados no solo reduce las pérdidas de energía – también permite costes de mantenimiento más bajos que incrementan la disponibilidad de la máquina. El espacio que se necesita para el accionamiento directo integrado representa aproximadamente un tercio del que se requiere para las máquinas equivalentes con engranajes y correas planas.

Los separadores de GEA con accionamiento directo integrado se pueden utilizar de manera muy flexible. La velocidad de la cuba es infinitamente variable en un rango definido sin cambiar la relación de transmisión. Además, también se ha podido simplificar su mantenimiento. Por ejemplo, es suficiente con aflojar los pernos para extraer el husillo del alojamiento de cojinetes. El innovador diseño del accionamiento directo integrado también permite volver a colocar el motor completo con el accionamiento en unas pocas horas cuando se realiza el mantenimiento – el tiempo ahorrado se puede emplear de manera productiva para otras tareas.