Las prestaciones de una cuba-filtro dependen de muchos factores. El número de cocciones por día no es el único criterio decisivo. El ciclo de cocción, las materias primas, el método de molienda, la técnica de corte, la concentración de malta y la gestión del mosto – todos estos aspectos juegan un papel fundamental en el proceso de clarificación.