Además, nos enfrentamos a costes energéticos cada vez más altos, reglamentos medioambientales más estrictos, e incluso impuestos sobre las emisiones y la energía. Hay muchas maneras de abordar este incremento de costes en cuanto a gestión de energía y tecnología medioambiental.

Con una optimización estructurada y consistente de la tecnología de elaboración de cerveza y el equipamiento de la planta, es posible reducir los costes energéticos y cumplir los requisitos legales de un modo viable. Cada proyecto de gestión energética comienza por una evaluación de las condiciones actuales de la fábrica de cerveza con respecto a los flujos de materiales y energía.