Los sistemas de control electrónico suelen pasar desapercibidos porque su rendimiento no puede medirse en grandes unidades como kilovatios o flujo volumétrico. Pero se puede expresar de forma inteligente, ya que puede ayudar a encontrar el punto de funcionamiento óptimo para ahorrar energía y para determinar el tiempo de funcionamiento y el aprovechamiento de la capacidad de la máquina, lo que permite basar el mantenimiento en el estado operativo. Proporcionamos sistemas de control para unidades individuales o sistemas completos de refrigeración que garantizan máximos beneficios.